Detecta Profeco irregularidades en 45 gasolineras; coloca sellos – Por Jocelyn Andrade (La Crónica)

0
12

Al menos 45 gasolineras fueron sancionadas en lo que va del año por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en diferentes municipios de Hidalgo, al encontrarse diversas irregularidades.

En total la Profeco inmovilizó 128 mangueras alrededor del estado, de acuerdo con el listado de verificaciones publicado en su página de internet.

Los municipios donde se llevaron a cabo estas verificaciones y en donde se encontraron anomalías fueron: Atotonilco el Grande, Huichapan, Mineral de la Reforma, Pachuca, Santiago Tulantepec, Singuilucan y Tulancingo.

La demarcación con mayor número de sanciones fue Pachuca, con 50 mangueras inmovilizadas en 12 gasolineras.

De este total la gasolinera que cometió el mayor número de irregularidades fue la ubicada en bulevar Luis Donaldo Colosio número 204, en Pachuca, bajo la razón social Combustibles Bentan S.A. de C.V., a la cual se le inmovilizaron 24 mangueras.

En segundo lugar se ubica Tulancingo, con 27 mangueras inmovilizadas, correspondientes a 12 estaciones de servicio, la mayoría con una o dos y una con seis.

Mineral de la Reforma contabilizó 14 mangueras selladas de siete centros de abasto de combustible.

En tanto Santiago Tulantepec y Tula registraron nueve fallas en igual número de mangueras cada uno, de tres y cuatro centros de carga, respectivamente.

Finalmente, en Singuilucan y Huichapan, la Profeco colocó sellos en una manguera en cada municipio.

Además dos estaciones en Pachuca se negaron a ser verificadas, por lo cual también se hicieron acreedoras a sanciones.

El error más frecuente de las despachadoras fue el denominado “Error de repetibilidad”, el cual indica la inestabilidad de los instrumentos para dispensar el combustible.

Cabe mencionar que a escala nacional durante los primeros siete meses del año la Profeco verificó 5 mil 402 gasolineras en todo el país y colocó sellos de suspensión en mil 712 de estas unidades debido a irregularidades.

Por Jocelyn Andrade, La Crónica

No hay comentarios

Dejar respuesta