El mensaje – Por David Tenorio (La Crónica)

0
28

El acrecentamiento y la asiduidad de los antivalores en la función pública actúan cual virus que enferma al cuerpo del gobierno y a sus instituciones. La corrupción es referente empírico de la enfermedad pública. El primer paso para curar una enfermedad es reconocer que estamos enfermos, el segundo, detectar sus verdaderas causas y el tercero, tomar las medicinas correctas en las dosis adecuadas.

Ayer el periódico Excélsior publicó en primera plana: “Corrupción envuelve a 11 exgobernadores” y enumeró los delitos; contra la salud, lavado de dinero, delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal, enriquecimiento ilícito, peculado, desvío de recursos, venta ilegal de terrenos del patrimonio estatal, delitos electorales, encubrimiento, abuso de autoridad y tráfico de influencias.

Las instituciones no han reconocido sus dolencias, ni han puesto la atención debida a las causas. La detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es paliativa y tardía. Pierde la efectividad como mensaje de que se combatirá la corrupción y habrá de doblegarse la impunidad.

Por otro lado la detención del exgobernador de Tamaulipas, Tomas Yarrigton, se encuentra fuera del contexto del mensaje que se pretende implantar, ya que fue a solicitud de una orden de aprehensión y petición de extradición girada por el gobierno de EEUU.

En México, Yarrington tiene una orden de aprehensión por un solo cargo, por delitos contra la salud, mientras que en Estados Unidos enfrenta ocho cargos de delincuencia organizada, lavado de dinero, narcotráfico y varias modalidades de fraude bancario.

El mensaje ahí sí es contundente, representa un duro golpe al Revolucionario Institucional y a sus campañas en cuatro estados de la república. El otro mensaje, el de la población, evidencia en todos los estudios recientes de opinión la desaprobación generalizada al gobierno de la república: casi ocho de cada 10 mexicanos lo reprueban, por dos de cada 10 que lo respaldan.

Por David Tenorio, La Crónica

No hay comentarios

Dejar respuesta