Paridad de Género

El déficit de representación democrática y la ausencia de las mujeres en los puestos de decisión es una preocupación global.

En México, la reforma político-electoral de enero de 2014 que otorgó rango constitucional a la paridad entre mujeres y hombres en las candidaturas de la Cámara de Diputados, Senadores y Congresos estatales, culminó con la aprobación de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y la Ley General de Partidos Políticos.

Todas estas medidas deberán lograr, a mediano y largo plazo, la inclusión definitiva de las mujeres, en condiciones numéricas de igualdad con sus pares hombres, en la vida política. El reto es mayúsculo, dado que para lograr esta igualdad son necesarios cambios en las estructuras mismas de los partidos (existen criterios y reglas para garantizar el principio de igualdad entre hombres y mujeres en candidaturas tanto en cargos internos del partido como en aquellos de elección popular), así como cambios culturales que requieren de mucha creatividad.

Fuente: ¿Por qué la Paridad?