Relevo estudiantil, preocupación de Sosa – Por Alberto Witvrun (La Crónica)

0
14

El semestre que recién inició en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) tiene como atractivo la renovacióndel Consejo Estudiantil Universitario del Estado de Hidalgo (CEUEH) organismo con el que el presidente del Patronato Universitario, Gerardo Sosa sustituyó a la tristemente célebre Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) de la que él y su hermano el secretario general Agustín, fueron dirigentes.

Creada en 1964 por Adalberto Chávez, la FEUH desapareció virtud a la rebelión de su último presidente, Alejandro Rosas, en 2003, que cuestionó la “jefatura” de Gerardo Sosa en la universidad, así que luego del I Congreso Somos Diferentes, el 14 de mayo de 2003, se organizó su caída, al desconocerlo los dirigentes de 13 sociedades de alumnos.

Sin más fue ungido “líder” de la FEUH Alberto Madrid, mientras se acusaba al secretario de Gobierno, Miguel Ángel Osorio, de apoyar la rebelión; así el nuevo dirigente proveniente del campus Ciudad Sahagún se encargó de sepultar a la FEUH y darle vida al CEUEH, al que Gerardo Sosa aplicó mayores controles a los impuestos a la FEUH en mayo de 1991 al regreso de su exilio para ser rector, para evitar nuevas rebeliones.

Por eso cobra interés el relevo del tulancinguense Jorge Mayorga, quien sirvió al Clan Sosa no sólo en el CEUEH, tambiéncomo activista de Movimiento Ciudadano (MC); tal vez por eso soterradamente impulsa al exdirigente de la Preparatoria 2 y su paisano Omar Rodríguez, lo que ya preocupa en el Patronato Universitario, por ser síntoma de indisciplina.

Los otros potenciales aspirantes son Osiel Cano, presidente del Instituto de Ciencias de la Salud (Icsa) y el presidente del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) Omar Nájera,quien dicen le garantiza lealtad a Gerardo Sosa; pero más allá de los perfiles, la preocupación del jefe absoluto de la UAEH es que no influyan factores externos y se ponga en riesgo su feudo al cuestionar nuevamente su “dictadura” de 34 años.

Por Alberto Witvrun, La Crónica

No hay comentarios

Dejar respuesta